El Gobierno relega al Puerto a ser un apéndice de València

 In Uncategorized

Fomento conectará en una primera fase los muelles con el Corredor Mediterráneo solo con un tercer carril electrificado, sin doble vía. El proyecto no tiene todavía ni plazos ni presupuesto porque el Ejecutivo sigue con las cuentas de Rajoy, que ni planificó la conexión

El Gobierno ha decidido a la baja, la fórmula que utilizará para conectar el Puerto de Alicante con el Corredor Mediterráneo. Un tercer carril que lo enlazará con la antigua línea convencional entre Alicante y Villena. El Ministerio de Fomento ha encargado ya la redacción del proyecto que incluirá la electrificación y construcción del tercer carril entre Alicante y La Encina. Un desbloqueo, en principio positivo porque no había nada previsto, pero que relega al Puerto en relación al de València y Castellón, ya que allí se hará un acceso en condiciones con doble vía y con ancho AVE desde el primer momento, algo que en Alicante no está previsto en una primera fase.

Tampoco hay plazo de ejecución ni presupuesto, ya que el Gobierno sigue en funciones casi 70 días después de las elecciones generales y trabajando con las cuentas prorrogadas de Mariano Rajoy, que no incluyeron partidas presupuestarias para el acceso ferroviario al Puerto, ya que nunca se contempló. De esta forma será complicado que los muelles capten exportadores, pues seguirá siendo más rápido viajar hasta Valéncia para mover carga desde un puerto perfectamente equipado.

El Puerto cuenta desde noviembre de 2015 con una línea de carga entre Alicante y Madrid que opera jueves y viernes con trenes diésel. Una dotación que, al margen de haber incrementado la competividad, mejora la gestión ambiental al retirar camiones de las carreteras. Desde que se inauguró la línea con Madrid se evita la emisión a la atmósfera de 1.200 de toneladas de C02 al año.

El paso adelante dado por el Ejecutivo tiene también su derivada negativa, y es que en una primera fase los trenes de mercancías llegarán al Puerto por San Gabriel, para lo que se va a cambiar a ancho internacional el tramo entre San Isidro y San Gabriel, lo que aparca a medio plazo la retirada de las vías de la primera línea del mar, donde estaba previsto desde principios de legislatura la prolongación del paseo marítimo que arrancaba en la Playa de San Juan y que sigue sin arrancar.

Fomento tiene decidido que todos los puertos afectados por la mejora del Corredor Mediterráneo (pasajeros y mercancías) dispongan del acceso al eje con un tercer carril, una infraestructura clave en València (factoría Ford de Almusafes) y Castellón, puerto que mueve 21 millones de toneladas al año, pero que en Alicante se circunscribe, en estos momentos al movimiento de contenedores, y una cantidad residual de mármol. A Alicante no llegan coches, productos petrolíferos, productos siderúrgicos y bobinas de papel, mercancías clásicas de los trenes cargueros.

Fuentes del sector apuntaron ayer, en este sentido, que el tipo de transporte lo decide el operador que mueve la mercancía y hoy la potente producción hortofrutícola utiliza la carretera. Otra de las carreras perdidas en su día por el Puerto de Alicante. La decisión de que los futuros trenes cargueros del Corredor Mediterráneo entren por San Gabriel al Puerto abre la puerta a que hasta Alicante lleguen trenes de Andalucía y Murcia, pero también complica la expansión urbana de la ciudad hacia la EUIPO.

El enlace permitirá que hasta la terminal portuaria, reabierta a finales de 2015, puedan llegar los trenes que mueven las mercancías por Europa, aunque no con las características de València y Castellón donde está prevista incluso una estación intermodal.

La falta de una buena conexión ferroviaria del Puerto con Europa provoca unos sobrecostes de 12 millones de euros al año a las empresas exportadoras, que optan por la carretera, bien para llegar a los destinos o para llevar las mercancías a otros puertos como València o Algeciras. El contar con un buen enlace del Puerto en ancho internacional con el Corredor Mediterráneo es una de las grandes asignaturas pendientes del proyecto, tanto para el Ministerio de Fomento como para la propia CE, que fue la primera que dejó al Puerto fuera de las redes transeuropeas de transporte por su bajo nivel de movimiento de mercancías. Decisión que en los tiempos del Gobierno de Rajoy dejó sin enlace ferroviario a Alicante. Hoy se ha recuperado pero en unas condiciones que seguirá primando la exportación por València.

Los expertos consideran que la electrificación y que haya espacio para aparcar trenes de 700 metros es imprescindible

Para el urbanista Armando Ortuño, el Ministerio de Fomento, «tiene que resolver dos temas capitales e importantes a la hora de plantear el acceso de los trenes de mercancías al Puerto. La electrificación, y que haya apartaderos para trenes de 700 metros de longitud. Son dos aspectos clave».

El caso es que gracias a la actual línea ferroviaria del Puerto, reactivada hace casi cuatro años, se ha aumentado al doble la capacidad logística, incrementando la frecuencia de las líneas y las longitudes de los convoyes. Las empresas reducen considerablemente los gastos de transporte de las mercancías.

El Puerto recibe dos trenes a la semana de hasta 500 metros de longitud, que transportan en cada viaje de ida y vuelta la misma carga que llevarían 56 camiones, lo que supone evitar la circulación de más de 5.300 camiones al año.

Esto supone evitar, además, la emisión de aproximadamente 1.200 toneladas de CO2/año, resultantes de la diferencia entre las emisiones generadas por el combustible de los camiones, menos las emitidas por el la del tren, según datos de la Autoridad Portuaria.

Paradójicamente, el Puerto tuvo la primera línea ferroviaria entre puertos y Madrid de España, siendo la Reina Isabel II la que viajara en él, en mayo de 1858, llegando el tren hasta el Puerto.

El Puerto sí se ha consolidado en los últimos años como el principal suministrador español de mercancías para el abastecimiento de Canarias desde la península y, a su vez, este tráfico de contenedores con las islas representa cerca del 70% del movimiento total de la carga transportada en contenedores en los muelles alicantinos. A Canarias se envía vino, licores, frutas y verduras, conservas, cereales, tabaco y cemento para la el sector de la construcción. Las líneas marítimas entre Alicante y Canarias permiten mantener 2.000 empleos en Alicante entre directos e indirectos. Trabajadores que pertenecen a las empresas de estiba, consignatarios, transitarios, almacenistas y, entre otros, transportistas.

Por otro lado, el conseller de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad, Arcadi España, defendió ayer en un foro en Castellón organizado por el lobby Feermed, que «los puertos deben avanzar junto a la sociedad que les rodea en busca del crecimiento económico y la sostenibilidad medioambiental».

En este sentido, durante su intervención, el conseller reclamó que se debe debatir de manera constructiva sobre el futuro de los puertos sin desligar su crecimiento y sus accesos a su entorno, a sus ciudades y de sus vecinos. Arcadi España reclamó generar «entornos para aportar valor a la cadena y no quedarnos solo como repartidores de mercancías. Debemos aprovechar las oportunidades que pasan por nuestro entorno para generar valor y empleo». El conseller insistió en que los puertos mediterráneos requieren de unas adecuadas conexiones ferroviarias con el Corredor, en ancho estándar o mixto -lo que en el caso de la Comunidad supone nuevos accesos ferroviarios por el sur en los puertos de Castellón y de Sagunt, pero también la mejora de los actuales en los puertos de València y Alicante, así como una red mallada para su comunicación en el menor tiempo posible con sus «hinterland» y con cualquier punto de la península.

Fuente: Informacion.
Recent Posts

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search