Los cruceros se hunden mientras el aeropuerto de Alicante-Elche bate su récord con 15 millones de pasajeros

 In Uncategorized

Mientras el aeropuerto internacional de Alicante-Elche bate récords al rebasar los 15 millones de pasajeros en los últimos días de 2019, con lo que se equipara a las terminales de Atenas, Praga y Helsinki, entre otras, el turismo de cruceros se hunde. El Puerto pierde peso por la competencia de Turquía, que ha reactivado su actividad de cruceros, y de nuevos destinos más atractivos para las navieras como Australia, Nueva Zelanda y Vietnam.

La estación de cruceros cerró 2019 con 65.000 pasajeros frente a los más de 100.000 del año 2018, una caída de 35.000 turistas, del todo inesperada, pues se preveía la llegada al Puerto de 110.000 pasajeros en 59 escalas, con lo que el impacto económico anunciado de cinco millones de euros ha sido también menor del esperado. Alicante Terminal Cruises, empresa que gestiona la estación del Puerto de la ciudad, ha rebajado sus expectativas para 2020. Aún no está cerrada la programación de buques que tocarán tierra en Alicante este año, que se anunciará en los próximos días.

Francesco Balbi, perito naval y director de la terminal de cruceros, confía en consolidar los 65.000 pasajeros de este año y alcanzar los 70.000 si fructifican las gestiones que se están realizando. Mientras se cierra la programación, Balbi avanza que en enero no habrá ninguna escala y que tampoco se han cerrado salidas desde Alicante como puerto base, al menos de momento. En 2019 la naviera MSC realizó embarque y desembarque de pasajeros tomando como base la estación marítima alicantina.

Los 70.000 cruceristas que, como mucho, se prevén alcanzar en 2020 son la mitad de los esperados, según las previsiones que se realizaron hace unos meses, cuando se habló de calendario récord, con 63 escalas y 140.000 cruceristas. Según el director de cruceros, esta caída en la contratación de escalas en el Puerto de Alicante por las navieras, se debe a la competencia de los puertos del Mediterráneo Oriental, sobre todo de Turquía, que estaban cerrados y han reabierto al pasaje.

Otro factor es «la apertura de nuevas rutas a Vietnam, Nueva Zelanda y Australia, que han movido los barcos y la atención de las navieras a otros mares. Aparte de que en 2020 no se prevé aumentar las flotas mundiales de los cruceros. Influye todo. No es culpa ni del Ayuntamiento ni de una mala gestión, sino de las fluctuaciones normales. Esperamos tener años mejores. Mientras tanto, seguimos con nuestro trabajo de negociación y visitas a ferias (sobre todo Miami y Málaga). Esperamos que con la ayuda de las instituciones podemos hacer algo más concreto», señaló Balbi.

En 2018 la cifra de pasajeros quedó ligeramente por encima de los 100.000. Hubo más escalas de las esperadas pero llegaron buques con menor tamaño. El récord hasta ahora en Alicante está en los 108.435 pasajeros de 2011.

Por el contrario, el aeropuerto internacional de Alicante-Elche espera superar en este nuevo ejercicio turístico los 15 millones de pasajeros alcanzados en diciembre de 2019. Un doble récord tras los 14 millones de noviembre, lo que significa que, en un solo mes, un millón de viajeros pasó por la terminal, «lo que es una barbaridad, algo fuera de lo habitual», señalaron fuentes de Aena.

Para la presente temporada de invierno, que arrancó el domingo 27 de octubre de 2019 y finaliza el 28 de marzo de 2020, el aeropuerto de Alicante-Elche dispone de 149 rutas directas a 23 países, lo que da muestra de la conectividad con la que cuenta la terminal alicantina. Hasta enero «ha ido muy bien», consolidándose el aumento de pasajeros de invierno de 2018, que fue todavía mayor, del 10%. Esto significa que El Altet es un aeropuerto cada vez más desestacionalizado y con un número creciente de pasajeros que viajan durante el invierno.

El año 2019 ha sido muy fructífero para la terminal, con un crecimiento acumulado del 8%, lo que le lleva a estar en una categoría superior. «Según la Airport Council Internacional (ACI), la asociación de gestores aeroportuarios más grande del mundo, seguimos estando en el mismo tramo en cuanto a tamaño, entre 10 y 25 millones de pasajeros. Pero a efectos de calidad, que es lo que se mide con las encuestas que se hacen a nivel mundial sobre servicios y experiencia del pasajero, pasamos a competir en la franja entre 15 y 25 millones de viajeros. Estamos en un estadio más en calidad. Quince millones es un volumen de tráfico de pasajeros muy elevado». A nivel nacional le superan Barajas y El Prat, y está a la par de Baleares y Málaga. A nivel europeo, su actividad equivale a la que se registra en los aeropuertos de Grecia, República Checa y Finlandia.

Factores como la incertidumbre del Brexit y las estrategias de las compañías aéreas llevan al operador aeroportuario a la cautela. «El desarrollo en 2019 ha sido muy alto. Se espera un año de crecimiento pero no tan elevado».

Hasta finales de marzo, que es cuando acaba la temporada de invierno aeronáutica, habrá 31.200 salidas y llegadas, un 1,4% más, según los vuelos programados por las compañías aéreas. En cuanto a los asientos, serán 5,3 millones de plazas, un 2,6% más que el invierno pasado. Con el cambio de hora se inicia la temporada alta aeronáutica, para la que las compañías aún no han cerrado sus planes.

Volviendo a los cruceros, los expertos en turismo consideran que Alicante debe apostar por los buques de alto standing y por dotar de atractivos a la ciudad resolviendo el problema de la limpieza.

Armando Ortuño, profesor del Instituto de Investigaciones Turísticas de la Universidad de Alicante, destaca la gran conectividad terrestre y aérea de Alicante, y su capacidad hotelera para ser puerto base, que entiende que es por lo que se debe apostar porque «las escalas pocos beneficios aportan a la ciudad» . Sin embargo, el éxito de estos viajes tiene que ver, señala, con los programas que hacen las navieras y con la rentabilidad que obtienen en los puertos.

Ortuño invita a repensar el modelo y a diseñar una estrategia para los cruceros basada no tanto en la cantidad como en la calidad. «Se debe intentar captar buques de lujo cuyo impacto económico es muy superior al que tienen los cruceros convencionales en masa, y con menos efectos nocivos. Hay segmento de negocio y oportunidad en ese turismo de cruceros de alto standing, mucho menos invasivo, y con un gasto por turista muy superior al del viajero convencional. Esa estrategia hay que definirla porque Alicante está muy lejos de los problemas que han ocasionado los cruceros en otros lugares que se están saturando. La ventaja es que la ciudad no se ha llegado a saturar y nuestra estrategia puede pasar más por los cruceros de alto poder adquisitivo que por captar y captar, y que nos pase a medio plazo como a otras ciudades con problemas de ese tipo».

Tomás Mazón, también profesor de la Universidad, ve positivo intentar atraer este tipo de turismo pero duda de que Alicante esté en situación de poder captar cruceros de alto standing y que éstos estén realmente interesados en atracar en la ciudad. «Alicante tiene una serie de problemas estructurales y coyunturales como la limpieza. En 2019 fue calificada como la segunda más sucia de España detrás de Jaén, eso ha salido en todos los telediarios, y va en contra de la apuesta para que venga gente de alto poder adquisitivo».

Este investigador citó también la pérdida de comercio en el Centro Tradicional. «Se siguen practicando agresiones al paisaje urbano de Alicante. Es el caso de la oficina de turismo del Puerto, es una barrera que se tiene que evitar. Apostar por cruceros de alto standing, indudablemente sí. Pero, ¿estarán interesados? Probablemente, no. Es mucho lo que tiene que cambiar Alicante».

Fuente: Informacion.

Recent Posts

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search